Buscar
  • Medicapelli Skin & Hair

Cómo prevenir las arrugas prematuras

Actualizado: 7 de sep de 2018

Entre los veintitantos y los treintaitantos suelen aparecer las primeras arrugas en el rostro, frente, debajo de los ojos, encima de los labios, en los laterales, etc.

Empiezan discretamente, pero cuesta aceptar que nos están saliendo las primeras, especialmente porque todavía somos jóvenes.


En este artículo compartimos los tips fundamentales para prevenir y combatir las primeras arrugas, luciendo un rostro joven y radiante por más tiempo.

Masajea tu rostro

Nuestro rostro sufre las tensiones diarias, consecuencia del estrés, el exceso de trabajo, las preocupaciones, los disgustos, las discusiones, etc. Del mismo modo que padecemos contracturas en la espalda o dolores en las articulaciones, también los músculos de nuestro rostro se ponen rígidos. Esto, a la larga, causa la aparición de las primeras arrugas. Por ejemplo, quienes suelen estar con el ceño fruncido pueden ver aparecer arrugas prematuras en el entrecejo. Por eso es importante darnos cuenta de esos gestos que hacemos habitualmente para dejar de hacerlos.

Pero si no nos hemos dado cuenta, cada noche podemos realizarnos un automasaje en la cara y cuello, con suavidad, pero con firmeza.

Haz muecas

Otra manera de evitar las arrugas que aparecen por culpa de los gestos que repetimos cada día es precisamente dedicar unos instantes en diferentes momentos del día, justo cuando notemos esos gestos u otras tensiones en la cara (los ojos, la mandíbula, etc.), para realizar todo tipo de muecas. Basta con aprovechar un par de minutos que vayamos al baño para hacer como si fuéramos niños, y realizar con la cara todas las muecas que se nos ocurran.


Nútrete con aceites

Las arrugas aparecen en pieles desnutridas, a las cuales les faltan vitaminas y minerales.

Aunque éstos los conseguiremos con una buena alimentación, desde fuera también podemos aportar muchos nutrientes aplicando los hidratantes más naturales y efectivos que tenemos: los aceites vegetales. Según nuestra piel elegiremos unos u otros.

Protégete del sol

El sol de primera o última hora, tomado a ratitos, es muy beneficioso para nuestro cutis y nuestra salud en general. El problema es que solemos tomarlo agresivamente, a las horas de más radiación y demasiado tiempo seguido. En estos casos protegeremos siempre nuestra cara con un gorro y la protección solar adecuada.

Las pieles que han abusado del sol tienen un bronceado que no es bonito, además, suelen verse apagadas y desvitalizadas.


Hidrátate

La piel también se deshidrata, de hecho, es una de las cosas que más notamos si bebemos más o menos agua. Lo ideal sería beber entre litro y medio y dos litros de diariamente, pero siempre fuera de las comidas, ya que, si no, no cuenta y podría dificultar la digestión.

Si lo hacemos podemos notar grandes cambios en poco tiempo.

Cuídate por dentro

Finalmente lo más importante: la alimentación. La alimentación es la que nutre nuestra piel desde dentro, por más que usemos todo tipo de cosméticos caros, si estás bien por dentro, lo estarás por fuera.


41 vistas0 comentarios

© 2020 by medicapelli - skin & hair. Todos los derechos reservados.

WhatsAppMedicapelli.png